Search

Meditación,Contemplación & Observación: El callado sonido de lo inevitable.

Updated: Jun 17, 2020

Sacerdotes, monjes, monjas, discípulos, devotos, buscadores espirituales y maestros espirituales de todo el mundo, independientemente de su religión o tradición espiritual, TODOS practican ahora o han practicado en algún momento una forma u otra de meditación, contemplación u observación en su búsqueda para conectarse con Dios o un maestro auto-realizado como Jesús, Buda, Krishna, etc., o incluso para conectarse con ángeles, santos y todo tipo de deidades para recibir orientación, revelación, inspiración, sanación y bendiciones de todo tipo.



Así es, el Papa y el Dalai Lama practican meditación, contemplación y observación. No importa si vives en el Vaticano o eres un chamán en la selva, es seguro que practicas algún tipo de meditación, contemplación y observación. No importa si predicas la palabra de Jesús en una mega iglesia o si honras al Espíritu de la lluvia en una reserva india, es seguro que practicas alguna forma de meditación, contemplación y observación.


Se cree que no se puede desarrollar o mejorar la capacidad de recibir tal orientación, revelación, inspiración o bendición sin la práctica de la meditación, la contemplación y la observación. Es esta práctica la que nos prepara y eleva nuestra disposición para obtenerla o alcanzarla. Es esta práctica la que nos hace más disponibles para todo eso.


Incluso una simple oración (o rezo) sin una profundidad mínima de meditación, contemplación u observación del objeto de nuestra oración, tiene una probabilidad considerable de convertirse en un intento vano, egoísta o superficial para evitar sentir miedo, vergüenza, culpa o responsabilidad; solo un intento de ser salvados sin hacer nuestra parte para ser salvados de nuestro sufrimiento.


Aquí hay una práctica simple de la que cualquiera, independientemente de su afiliación religiosa o creencia espiritual, puede beneficiarse. Aprendí esta meditación del Maestro Espiritual Iluminado, Maha Vajra.


Encuentra un momento y lugar tranquilo durante su día. Cierra los ojos y presta atención dentro. Respira en tu abdomen y relaja tu cuerpo lo mejor que puedas.


Imagina que estás a punto de comenzar una oración a Dios, sin importar lo que creas que Dios es para ti. Tal vez estés juntando sus manos en oración, tal vez te guste arrodillarte o simplemente inclinar la cabeza con respeto y humildad. Todo eso está bien. Estás entrando en un estado de reverencia. Ya estás dirigiendo tu atención a Dios. Todo tu ser está poniendo atención en Dios. Estás a punto de orar. Pero en lugar de comenzar tu oración, permaneces en silencio y mantienes esta actitud de reverencia y de prestar atención a Dios sin decir una palabra, en completo silencio. Simplemente continúa en un estado de reverencia y prestando atención a Dios en silencio. Te estás conectando con Dios. Estás en comunión con Dios. Solo tú y Dios. Estás morando en Dios. Estas con Dios y Dios está contigo. Amén.


Sigue meditando, sigue orando y sigue trabajando en ti mismo, conscientemente.


Maha Raja


-------------------------------

BASIC LEVEL DHARMA

-------------------------------

1 view0 comments