Search

Una Taza de Té (Koan del Zen Japonés)

Nan-in, un maestro zen Japonés durante la era Meiji (1868-1912), recibió la visita de un profesor universitario quien venía a preguntarle acerca del Zen.


Nan-in sirvió té. Vertió té en la taza de su visitante hasta llenarla completamente, y luego siguió vertiendo té en ella.


El profesor miró como se derramaba el té hasta que no pudo contenerse más. “ Ya se llenó. Ya no le cabe más! “


“Como esta taza,” Nan-in dijo, “ tu te has llenado de tus propias opiniones y especulaciones. Cómo podría yo mostrarte zen sin que tu primero te vacíes de tu té? “

Hay estudiantes nuevos al camino espiritual quienes vienes a el llenos de la razón, de opiniones, ideas, juicios, y conocimiento (información mental) y les cuesta demasiado trabajo hacer a un lado todo eso para poder absorber el Darma. Yo fui uno de ellos y como estudiante “avanzado” a menudo seguí pecando de saber demasiado, interrumpiendo al maestro o maestra y ofreciendo mis ideas inmaduras para llamar la atención.


Como terapeuta también he recibido algunos clientes llenos de demasiadas historias, opiniones y principalmente, la razón. A veces no hay nada que se pueda hacer por ellos en una sesión y hay que ayudarlos poco a poco. Suelen también ser los tipos de clientes que avanzan lento y su mejoría es limitada pues también suelen dejar la terapia antes de tiempo.

Tener la razón es una fuente de sufrimiento. Dentro de tus prácticas en el Budismo Mahajrya, es de suma importancia hacerte consciente de cuanto amas tener la razón sobre todo y luego hay que comenzar a sacrificar tener la razón para adquirir flexibilidad y claridad mental y para comenzar a suavizar el corazón.


Se dice fácilmente pero en verdad toma tiempo y dedicación pues tener la razón es parte de la identidad y por consecuencia una de las áreas que cuestan más trabajo y hay que ir soltando paso a paso.


Solemos aferrarnos a estrés, dolor y sufrimiento físico, mental y emocional por tener la razón. Si te quedó doliendo la cabeza después de una discusión, es por que te aferras a tener la razón. Si permaneces molesto por alguna situación que simplemente no tiene “sentido” para ti, es por que te aferras a tener la razón. Por ejemplo Si te reusas a perdonar por que no se lo merece o por que te lastimó demasiado y prefieres seguir en resentimiento, es por que te aferras a tener la razón. Si te la hicieron y te la pagaron (te vengaste), fue por aferrarte a tener la razón. Si te sigues enojando por que tu pareja pone el rollo de papel en el baño con el papel saliendo por arriba en lugar de por abajo como “tiene sentido” para ti, es por que te aferras a tener la razón. Hay tantas maneras en las que nos seguimos lastimando a nosotros mismos en nuestras vidas simplemente por que amamos tener la razón.


Claro que hay que ser prudente y responsable para hacer a alguien más responsible de sus acciones cuando eso es la más sabio y a veces para mantenerlos a distancia. Pero hay tantas situaciones que se pueden resolver tan fácilmente con tan solo sacrificar tener la razón.

Te dejo un ejemplo simple de mi propia experiencia.


El año pasado en primavera participe en un bootcamp espiritual de Maha Vajra en Cuernavaca, Mexico. Una tarde-noche fuimos algunos de nosotros en grupo al centro de la ciudad, paramos en un lugar de jugos y aguas. Seguimos caminado y cuando me termine mi agua me di cuenta que simplemente no había ningún bote de basura por ningún lago. Después de unos cuantos momentos de caminar con mi baso vacío en la mano y no poder deshacerme de el, me comencé a sentir molesto.


Cómo era posible que no hicieran disponibles botes para basura? Cómo era posible que nos obligarán a tener que llevar nuestra basura en las manos? Simplemente no tenía sentido para mi y me comencé a sentir molesto al grado de ya no poder mantenerlo dentro de mi y tener que quejarme en voz alta con los demás. Una estudiante me respondió “simplemente es posible, que no lo vez?” Me cayó como balde de agua fría. Estaba en una reacción y estaba proyectándola. No había nada más que hacer más que sacrificar tener la razón.


Me comencé a decir a mi mismo, “no tiene sentido para mi y no tiene que tener sentido para mi.” “Suelto el tener la razón.” “Sacrifico tener la razón.” Después de algunos momentos me comencé a relajar y seguí disfrutando con el grupo. Algunos otros todavía comentaban que no podían deshacerse de su basura, todavía no se hacían conscientes de estar aferrados a tener la razón.


Tener la razón es una gran fuente de sufrimiento en la vida.


Estás dispuesto a seguir sufriendo en tu vida o estás dispuesto a hacerte consciente cuando todavía te aferras a tener la razón?


Que te liberes de todo tu sufrimiento.


Que abraces la sabiduría de sacrificar tener la razón.


Om Shanti Shanti Shanti



-Maha Raja


-------------------------------

DARMA NIVEL BASICO

-------------------------------

1 view0 comments